lunes, 6 de mayo de 2013



SANTO DOMINGO, CUNA DE LA PATRIA


Santo Domingo, la vieja ciudad de los colones
Recinto amurallado de vigorosa personalidad urbana.
Ruda y vocinglera
Con su áureo esplendor del pasado bajo sus hombros
Majestuosamente erguida sobre aquella tierra que sirvió
de pórtico a un mundo.
Me dicen que eres corrupta y yo les creo
Porque he visto a nuestros políticos y presidentes atrapando
Con sus  malas artes  nuestras riquezas nacionales.
A la justicia, liberar a sicarios
Imputados por muerte
Y salir libre para de nuevo matar
Y me dicen que eres brutal  y también les creo
Porque he visto en el rostro de tus gentes,
de las  mujeres y los niños las huellas
de un hambre secular imperdonable.
Ahora, cual repentino rayo
Uno cae en cuenta que no respira solo
Que hay hermanos y rosas sin morir
Yo como tú
No tengo derecho a morirme
Ni siquiera en las abandonas tarde de los domingos.
Entonces, el barbero de la esquina de rostro sereno
El audaz y valiente estudiante
El profesional y los obreros  de la ciudad quieren
Mostrarme otra ciudad
La de cuerpo erguido que canta orgullosamente
su existencia astuta y  fuerte
Santo Domingo, la tempestuosa, ruda y vocinglera
Bajo el terrible peso del destino
y el intrépido corazón del pueblo
que nos invitan a poner en marcha viejos oficios
de los libertadores y mártires
que ahora son nuestras obligaciones.
“Santo Domingo, digna fortaleza del alba”.

Jfjs.
Mayo 2013

No hay comentarios: