jueves, 30 de abril de 2009

HECTOR DIAZ POLANCO : ANTROPOLOGO Y SOCIOLOGO DOMINICANO

Héctor Díaz Polanco es Antropólogo y sociólogo dominicano, con más 30 años de experiencia docente y de investigación. Profesor-Investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).
Ha publicado más de 200 trabajos sobre diversos temas de su especialidad, incluyendo 15 libros como autor único y más de 50 libros en coautoría.
En la actualidad ostenta el máximo nivel (III) como Investigador Nacional del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de México.
Ha sido galardonado en el Premio Casa de las América, de Cuba. En 2005 obtuvo el Premio Internacional de Ensayo de la Universidad Nacional Autónoma de México.
La Universidad Autónoma de Sinaloa, El Colegio de Sinaloa y Siglo XXI Editores lo dieron ganador del Tercer Premio Internacional de Ensayo, quien participó con el pseudónimo Marco Polo, con la obra Elogio de la diversidad (globalización, multiculturalismo y etofagia).
Es importante significar que Héctor Díaz Polanco, para la época en que surgieron los grupos literarios en el país, La Máscara, El Puño, La Isla, La Antorcha en la capital, y otros en el interior, formó parte de los mismos. Y no solo eso, sino que se inició con un libro, “Atracciones Poéticas”, que eran reflexiones a través del verso.
De su evolución como poeta, hasta involucrarse en obras de contenido político, también Héctor Díaz Polanco escribió los poemas “No he hablado de América” y "Canto al hombre comun". Esos poemas, que recorrieron el país e interpretados por el grupos de poesía coreada UASD, lo consagra, junto a toda una generación, como parte importante de la mejor tradición de nuestra poesía”.
NO HE HABLADO DE AMÉRICA.
Intencionalmente no he hablado de América.
Perdonadme.
Pero es que ya no se puede hablar de América
sin dos lágrimas en los ojos,
sin dos lágrimas como prismático para otear
su luminosa,preñada,triste tierra.
El nuevo mundo ya esta viejo de pesares.
Entiendanme
señalo una una América que habla un romance lejano y melodioso
a una América que se desangra de ignorancia,
de dolor, de inanición ,de rabia,
a una América lógicamente hambrienta,
históricamente ubicada en el centro de los siglos,
con una carga de explosivo en el mismo estomago
que hará saltar en pedazos de playa soleada la historia .
Adrede no he hablado de ella.
Perdonadme.
Pero es que ya no se puede hablar de América
sin lanzar un alarido de protesta que recorra
todos los continentes.
He callado ha sabiendas
América es muy fertil, muy angustiada.
Tiene muchos hombres clavados hacia la esperanza
para hablar de ella somera y sencillamente.
No lo resisto.
El canto para ella debe ser
tan ancho y espeso como su órbita de arena
tan espléndidamente meditado como su esfera cósmica
tan humanamente llorado como un arroyo breve
el canto para ella debe ser tan hondo
que no lo cante nadie, sin que muera en sus notas.
Por eso y además
porque en América hay una isla
flotando en el archipiélago de las Antillas
ancladas en las aguas del Caribe y casi naufragada
y porque en esta isla esta recostada de cansancio
una Quisqueya ambigua ,
una media isla con una pena entera
y esta herida de caña
y se desangra en azúcar.
Por esto, exactamente he callado
de propósito no he hablado de Quisqueya
me duele demasiado esta media isla
es demasiado mía y muy ajena
para hablar de ella somera y sencillamente.
Perdonadme.
CANTO AL HOMBRE COMÚN
En virtud de tu abrupta vegetativas soledad
has aprendido
la suave discreción
la sana, la mansa humildad de tu mirada
has aprendido
hombre común tu lenguaje rotatorio
" si señor "
tu palabra homógenea
" si señor "
tu circular sonrisa
" si señor "
Te duele comprender que fuiste hecho
para llenar las calles, y no al revés
para dar el preciso
el necesario toque de humanidad amarga
a los paseos, y no al revés
que eres : juangarcía
un común denominador
o a lo sumo una cifra global innominada
que tu corbata
no cuenta en este mundo
que eres
que eres solamente juangarcía y nada mas.
Y todo Pedropérez
porque eres un hombre que guarda la distancia
y mide sus palabras
y todo pedropérez
porque dices
"si señor " y lo repites
" si señor " y olvidas las ofensas
y sabes perdonar a tus deudores
así como ellos jamas te perdonaran
y evitas caer en la tentación de gritar
una mañana gris dubitativa
" no señor"
en la cara del otro
" no señor "
Tu lo recuerdas
mordiendo el estampido de las aves
lo recuerdas
trepando a las axilas de los arboles
asaltando
saltando entre las piedras
" ambos a dos "
robándole la voz a la mañana
" materile rile ron "
no lo recuerdas
eras feliz
En consecuencia, esta historia es sencilla
pablosánchez
fruta en conserva
hombre común como el sonido de tu nombre
es sencilla la historia pablosánchez
injusto medio como la esfera irreversible de tu idioma
trepando a las axilas de los arboles
asaltando
saltando entre las piedras
" ambos a dos "
Quien elevara tu llanto hasta la noche?
quien en medio de la ira y de la furia
te dirá que ala tierra mas allá de la tierra
es tu propia mirada convertida en asombro
quien vendrá a descubrir ante tus ciegos ojos
que el mundo eres tu mismo labrado sobre el polvo
que el mundo eres tu mismo en la sangre
labrando golpe a golpe de sonrisa redonda
quien, quien cruzara por tu puerta para sembrar
un grito y mostrar el preciso engranaje que mueves
quien sino eres tu mismo te enseñara de pronto
a balbucear la vida
a seguir por la hierba la ruta de las aguas
a escribir en la húmeda corteza de la tierra
" no señor, no señor , no señor "
quien si no eres tu mismo, quien ,quien, quien
Los últimos tropezones
te han hecho levantar los pies
dices y repites
que los tiempos no están para dormir despierto
para contar historias
reír con todos los dientes blancos y salir de cuando
en cuando por las barancas y los montes
acampar bajo el cielo
comer carne de animales salvajes
y regresar al cabo de unos meses
con buenas cicatrices
olor a pólvora y un botín en los ojos
Te engañaron
mas de un siglo peleando
matando y acampando
explorando raíces
midiendo la corriente de los ríos
bebiendo tu hemorragia
muriendo en los caminos y adelante
y no encontraste paz
ni tierra disfrutable.
Después tus generales
perdieron el amor por la montaña
perdieron el amor por la baranca
y los ríos y la pólvora
y decidieron hacerse pacifistas
pero entonces ...vino como un pez
cortando el agua
la Democracia escrita con mayúscula
a desarmar el pueblo
a construir cuarteles
a dividir la tierra
a marcar el ganado
mientras un batallón de códigos y leyes
te atrapaban en sus paginas.
Mas como un golpe de viento
vibro la maquina en tus manos
se instalo el metal en tu garganta
nació la forma, el color, el sabor
el peso especifico que pregonas
porque en realidad nunca fuiste
un elemento quimicamente puro
sino un trozo de arcilla
barro maleable que rodo por montañas
y barrancas y montes
pero sin tacto decisivo
y ahora ya tienes tu salario redondo
o tu jornal agrario
y podria morir tranquilamente masticando la rabia
tragando tu abstinencia y sin embargo no puedes
no puedes asomarte al barcon de esta orbita de arena
para verte como un fantasma sin concluir tu historia
y conocerte en la pupila de la fabrica
o en el brillo molar de tu gendarme
porque ahora es pura tu sangre
tu voz reconocible entre los gritos de la noche
y con la transparencia de los ojos
puedes medirla longitud perfecta
el numero infinito de tus poros
en la tensa epidermis proletaria.

1 comentario:

Melva de la paz dijo...

hola hector mi nombre es melva de la paz nova soy de azua a pesar de que no sera posible realizar el sueño de poder ser antropologa siento una gran inquietud y necesidad de compartir con usted para tratar asuntos de los antiguos pobladores creo que en barreras azua todavia hay cosas por descubrir y quisiera que alguien se interesara cel 8294614156