martes, 7 de agosto de 2007

IMPORTANCIA DE UN PROYECTO DE INVESTIGACION

El surgimiento de problemas que afectan a nuestra comunidad nos impulsa a organizarnos para buscar soluciones y determinar cuales acciones deben ser realizadas para resolverlos. Al solicitar el apoyo y colaboración de los demás miembros de la comunidad, debemos motivarlos comunicándoles con claridad en qué consiste el problema y proporcionándoles una serie de pasos a seguir. La mejor manera de conseguir este objetivo es mediante la elaboración de un proyecto. Existen muchas formas de ejercitar la capacidad para captar y para seleccionar las respuestas pertinentes en un proyecto de investigación social y cultural. Hay medios que se trasladan en un espacio que va desde un extremo muy racional hasta otro que pone énfasis en recursos que acentúan la intuición. Los medios muy racionalizados corren el riesgo de generar una simple montaña de datos empíricos, así como unas esquemáticas redes de causalidad. Los métodos intuitivos, por su parte, también corren el peligro de contaminarse con una atmósfera muy especulativa que no siempre puede articularse con la realidad concreta. La elaboración o administración de un proyecto de investigación cultural debe ser el conjunto de informaciones útiles y objetivas articuladas de forma metodológicamente satisfactoria y formando un contexto armónico y coherente, tan simple y conciso en cuanto sea posible, para fundamentar una decisión sobre la conveniencia de utilizarse determinado proyecto investigativo. En sentido general, un proyecto es cualquier propósito de acción definida y organizada de forma racional. De esa forma, el proyecto corresponde a un conjunto de informaciones sistemáticas y racionalmente ordenadas que nos permiten estimar los costos y beneficios de un determinado proyecto de investigación, vale decir, las ventajas y desventajas de utilizar recursos para la creación de nuevos medios de producción o para el aumento de las capacidades o mayoría de rendimiento de los medios de producciones existentes. Desde el punto de vista social, el proyecto considera los costos y beneficios sociales de la utilización de recursos de comunidades en la producción de determinados servicios. En suma, un proyecto social y cultural es un conjunto de acciones planificadas que ayudan a resolver un problema que afecta a la comunidad, sector o población. Cuando se elabora un proyecto es necesario definir claramente : - Cual es el problema que se quiere resolver. - Objetivos y metas a alcanzar. - A quienes beneficiará el proyecto. - El lugar específico donde se desarrollará. - Elementos y presupuestos necesarios para llevarlo a cabo. - Cuales personas y organismos podrán participar o colaborar y de que manera lo harán. El proceso de elaboración de proyectos tiene gran importancia como instrumental técnico-administrativo y de evaluación económica, tanto del punto de vista privado como del punto de vista social. Es de mayúscula importancia significar que el estudio de mercado, juntamente con el estudio de localización, constituyen el punto de partida para la elaboración de la mayoría de los proyectos. De lo anteriormente esbozado se colige que un proyecto de implementación cultural, ha de tener un tratamiento digno, pues a lo cultural no debe considerársele como un objeto de lujo, ni fenómeno aislado de la realidad socio-económica que le rodea, sino, por el contrario, fundamental y consustancial con los procesos productivos y la organización socio-política de los pueblos. De ahí que los planificadores en la actualidad ya no estudian sólo los aspectos económicos y sociales del desarrollo de las naciones, sino que conciben a éste como una totalidad compleja en la que junto al estudio del desarrollo económico, social y político, se integró el concepto de desarrollo económico cultural, siendo esto factor de importancia en el avance general de los pueblos.