martes, 15 de octubre de 2013










Este mensaje merece ser leído









¡Hola! Soy yo, La Muerte. Te envío este memorando para recordarte que mañana puede tocarte a ti.
¿Pensaste que vivirías mil años? Pues no. Pero ten calma, no te lamentes ni te preocupes más… todavía te resta todo un día… Y un día puede ser toda una vida, si lo sabes aprovechar. ¿Cómo?
Tienes 24 horas para demostrar tu cariño, tienes 24 horas para decirle a alguien que le amas, para disfrutar aquella melodía que tanto te gusta, para sentir el sol, para soltar tu llanto, para entregar tu alma.
Tienes todo un día para pedir perdón, para ser un niño, para ser un sabio, para reír con fuerza, para gritarle al viento, para disfrutar del resto de la vida que queda en tu corazón… La vida te está rodeando a cada instante, aunque la busques en el futuro, aunque creas haberla olvidado en el pasado.
La vida está ahí, ¡contigo! Te envuelve con su magia, pero tú, como un ciego, prefieres ignorarla.
Es por eso que te envío este Memorando: para que recuerdes que tienes que morir… que mañana tomaré tu mano y te llevaré de aquí, de este mundo terrenal…
Y quiero preguntarte… ¿Podrías describirme el aroma de las rosas? ¿Podrías decirme lo que sientes cuando el viento te envuelve con su ternura, con su brisa y con su fuerza? ¿Conoces la maravillosa sensación que brinda el amor? ¿Has bailado al ritmo de tu corazón?
Disculpa si soy indiscreta…
Lo que pasa es que me causa mucha gracia el pensar que mañana, cuando te tome en mis brazos, vas a estar muerto, completito… al 100%…
Te queda un solo día. ¿Qué harás con él? Si me convences, puede que te permita vivir un poco más. Hoy estás en los brazos de la vida, pero mañana… mañana estarás en los míos. Así que… ¡vive tu vida! Te espero.
Atentamente, La Muerte.
(Colaboración anónima).

No hay comentarios: