domingo, 7 de noviembre de 2010

Amigos y amigas cuan dificil será mantener esta sociedad en valores. Empero, fijaos bien:

Cuando era joven y libre
y mi imaginación no tenía límites...
...Soñaba con cambiar el mundo
Cuando maduré y me volví más sabio,
descubrí que el mundo
no cambiaría,
así que moderé mis aspiraciones
y decidí cambiar únicamente a mi país.
Pero también descubrí que mi país no cambiaría
Al llegar a mi vejez.
en un último intento desesperado
Resolví cambiar únicamente a mi familia y mi trabajo
Pero ellos nunca lo permitieron
Y ahora, al final de mi vida,
¡De pronto me doy cuenta!
Si tan solo
me hubiera cambiado primero a mi mismo...
Entonces con mi ejemplo
habría cambiado a mi familia y mi trabajo
Con su inspiración y aliento,
habría podido mejorar a mi país...
Y quien sabe,
quizá podría haber cambiado
incluso el mundo!

No hay comentarios: